Las almas como la de María ignoran el lenguaje mundano del amor; pero se doblegan estremeciéndose a la primera caricia de aquél a quien aman, como la adormidera de los bosques bajo el ala de los vientos.
( Maria, Jorge Isaacs)

No soy mas que la misma flaca de siempre. ¿ Te acuerdas de mí?



sábado, 13 de noviembre de 2010

Nostalgias de domingo (III)

I

Creer en la eternidad

Era navegar en sus ojos miel y huraños,

sin rumbo, sin horizonte…

II

El astrolabio susurró a mi oído

Y fue ahí donde descubrí el verde añejo

oculto celosamente.

III

Ese color indescriptible al que bauticé:

“ el secreto de sus ojos”

ha trazado su escualidez

en el portulano de mi pasado.


Venatrix
Noviembre 13-2010

video

domingo, 7 de noviembre de 2010

Nostalgias de domingo (II)


Adormecida y no
la amapola solía borrar su tristeza
con las letras adictas de su esencia
y cuando vio en su reflejo
el motivo de tanta amargura,
ni su propia heroína
la pudo salvar de las garras del miedo.

Venatrix
Noviembre 07-2010

Nostalgias de domingo (I)

De tanto buscar en ese largo camino,
la hoja seca comprendiò
que jamas encontraria su arbol,
su ùnico e inexistente arbol.

Venatrix
Noviembre 07-2010

lunes, 1 de noviembre de 2010

Inevitable


I

En sus manos flameaba

la falacia de mi victoria,

Palideciendo con férrea obstinación

El laurel de mi coronación.

II

Cazadora de sueños, de execrables miradas

Y pueriles nostalgias,

Hoy presa de fútiles desaciertos,

Bañada de ternura y desenfreno.

III

Es soledad infinita

Eyaculada en la huraña alegría

Desde el alfa y omega de la

Distancia que nos aleja.

IV

Mas siempre la reprocho, pero así, simplemente es ella.

V

Hoy otra vez, sin pasar el mes

La Danzante luna frívola de sus ojos

Al mirarme se inmola en mis verdades.

VI

A través del cristal de mi cárcel

La veo envejeciendo

Al consumirse el fuego usurpado

De su candor, arrebatado de su pudor,

Cuando el tiempo naufragado en desconsuelo

Cosechaba su desgracia…

VII

El ritmo de mi cabello al viento,

El canto alegre del manantial,

el suave abrazo del alba

su olor a vida

y los gozosos sueños

se fundieron

Erigiendo fuertemente mis parpados,

Para verla nuevamente.

VIII

Creí haber desaparecido de su presencia innecesaria,

De sus golpes infalibles,

De sus tiernas caricias e inmortal sonrisa

Juré verla convulsionar, agonizar, expirar y caer de mi cama…

VIII

...pero esta aquí, esta en mí

Nunca se pierde del camino,

Nunca desaparece cuando intento fingir, sonreír o llorar

Ante el espejo…

¡Es ella! mi inseparable, mi inevitable esencia.


Venatrix

Un día cualquiera de 2008