Las almas como la de María ignoran el lenguaje mundano del amor; pero se doblegan estremeciéndose a la primera caricia de aquél a quien aman, como la adormidera de los bosques bajo el ala de los vientos.
( Maria, Jorge Isaacs)

No soy mas que la misma flaca de siempre. ¿ Te acuerdas de mí?



sábado, 13 de septiembre de 2014

Otrora...



Eclipsado el recuerdo
la esperanza pasajera
el rostro destrozado
el amor no nacido
el encuentro pequeño
la palabra no dicha
el beso inhibido
Tu, inexistente.


Dianher








0 comentarios: