Las almas como la de María ignoran el lenguaje mundano del amor; pero se doblegan estremeciéndose a la primera caricia de aquél a quien aman, como la adormidera de los bosques bajo el ala de los vientos.
( Maria, Jorge Isaacs)

No soy mas que la misma flaca de siempre. ¿ Te acuerdas de mí?



miércoles, 15 de abril de 2015

Recuerdos





Obscura presencia
Agotadora ausencia
Cae delicada
Asidua en el viaje.

Oh! Hermosa y fragante
Impenetrable, desdeñada
El lomo azul a lo lejos se despide
Sin atisbos, sin revés ni nostalgia.

Mañana se hizo tarde demasiado pronto
Luz de luna, obscura presencia
Innombrable deseo.

Dianher

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Bella! Te quiero amita! Siempre te recuerdo.